Tolkien y el hero铆smo en La batalla de Maldon

鈥淧or la voluntad de un hombre muchos deben sufrir aflicci贸n鈥.

Beowulf

Toda la obra literaria de J. R. R. Tolkien es una renovaci贸n de la 茅pica desde el punto de vista de un escritor cat贸lico. Pensemos, por ejemplo, en El se帽or de los anillos, donde se fusionan magn铆ficamente los peque帽os y maravillosos valores que encontramos en un cuento de hadas con la espl茅ndida heroicidad de las cr贸nicas antiguas (fusi贸n que, en mi opini贸n, solo pod铆a hacer alguien que cree en la Encarnaci贸n). Pero el genio de Tolkien que dio como fruto sus grandes obras literarias tambi茅n se desarroll贸 en su trabajo intelectual, y una parte de este es su estudio de la 茅pica anglosajona. En los ensayos acad茅micos de Tolkien podemos ya vislumbrar esa renovaci贸n de la literatura anglosajona, literatura de una 茅poca en la que el cristianismo acababa de asentarse en Inglaterra y donde culturalmente todav铆a predominaban valores paganos. En este art铆culo voy a centrarme en 鈥淟a vuelta a casa de Beorhtnoth, hijo de Beorhthelm鈥, un ensayo sobre La batalla de Maldon publicado en 1953.

La batalla de Maldon es un poema anglosaj贸n de autor y fecha desconocidos que narra los hechos acontecidos el 11 de agosto de 991 cerca de Maldon, en Essex. All铆, a orillas del r铆o Blackwater, tuvo lugar una batalla entre los vikingos daneses que quer铆an conquistar Inglaterra y los anglosajones. El enfrentamiento tuvo un tr谩gico final para los ingleses: los vikingos arrasaron a sus enemigos y se apoderaron del territorio.

Del poema solo conservamos 325 versos, pero parecen ser el n煤cleo de toda la obra. Se centran en la figura de Beorhtnoth, eorl de Essex, comandante de las tropas anglosajonas. Tolkien lo describe de esta manera: 鈥渦n hombre c茅lebre en su tiempo: poderoso, orgulloso, audaz. En aquel entonces era viejo y canoso, pero vigoroso y valiente, y su blanca cabeza sobresal铆a de entre las de los dem谩s hombres, ya que era excepcionalmente alto鈥.

Lo que conservamos del poema empieza contando c贸mo un heraldo de los vikingos se dirige a Beorhtnoth pidiendo un tributo a cambio de la paz. Beorhntoth, heroicamente, se niega a aceptar esta tregua:

Aqu铆 est谩 en pie con sus tropas un renombrado earl

que ans铆a defender su patria,

el pa铆s de 脝thelred, el pa铆s de mi se帽or,

y a sus ciudadanos y territorios.

Antes nos reconciliar谩n las puntas y los filos,

una nefasta guerra, que daros ning煤n tributo.

Y as铆 empieza la batalla. Los vikingos han desembarcado en una isla cuya 煤nica comunicaci贸n con tierra firme (donde est谩n apostadas las tropas anglosajonas) es un estrecho puente perfectamente guardado por los ingleses. As铆, cuando empieza la batalla, los daneses tienen que enfrentarse a los fieros defensores del puente, que los vencen r谩pidamente. Viendo que les ser谩 imposible derrotar a los ingleses de esta manera, los vikingos deciden 鈥渦sar la astucia鈥 y piden a Beorhtnoth que, en favor de un combate m谩s equitativo, les permita cruzar al otro lado.

Cuando percibieron y observaron claramente

que all铆 se encontraban con implacables guardianes del puente

entonces comenzaron a usar la astucia, los aborrecidos hu茅spedes,

pidiendo el paso libre, el paso a la orilla,

cruzando el vado al frente de sus tropas de a pie.

Esto lo permiti贸 el earl, debido a su arrogancia,

cedi贸 demasiada tierra a un pueblo hostil.

As铆, Beorhntoth cede el paso a los vikingos. A partir de aqu铆, el poema pasa a narrar la dura y larga batalla y la heroica resistencia de los anglosajones, hasta que la muerte de Beorhtnoth a manos de un enorme vikingo provoca divisi贸n en la tropa. Muchos caballeros huyen, pero el heorthwerod de Beorhtnoth, su s茅quito personal, anima a los que quedan en pie con discursos acerca de la lealtad, el honor y la gloria. El fragmento que conservamos del poema termina con un 煤ltimo discurso pronunciado por Beorthwold (no confundir con Beorhtnoth), un viejo criado. De este discurso provienen los dos versos m谩s famosos del poema:

鈥淟a decisi贸n debe ser m谩s firme, el coraz贸n m谩s fiero,

el 谩nimo mayor; cuanto menor nuestra fuerza鈥.

Estas l铆neas han sido consideradas, en palabras de Tolkien, 鈥渓a m谩s alta expresi贸n del esp铆ritu heroico del norte, n贸rdico o ingl茅s; la m谩s clara afirmaci贸n de la doctrina de la resistencia extrema al servicio de la voluntad indomable鈥. En general, los cr铆ticos sostienen que todo el poema es en realidad un extenso comentario a estos dos versos. En efecto, la intenci贸n de La batalla de Maldon es dar un ejemplo de resistencia heroica en la guerra, incluso en una situaci贸n extrema como la que se da en Maldon despu茅s de la muerte del l铆der. Se trata de una oda a la virtud en la batalla, mensaje que aparece especialmente bien reflejado en los discursos amonestadores de los s煤bditos de Beorhtnoth y en los dos conmovedores versos del anciano Beorthwold.

Nuevo libro anunciado de Tolkien sobre dicha batalla

Sin embargo, en su ensayo, Tolkien aporta una nueva comprensi贸n de La batalla de Maldon, interpret谩ndolo como un extenso comentario a los versos 89 y 90: tha se eorl ongan for his ofermode alyfan landes to fela la镁ere theode. Seg煤n Tolkien, las palabras de Beorthwold no pueden interpretarse adecuadamente si no se leen en relaci贸n con la aclaraci贸n que hace el poeta cuando Beorhtnoth permite cruzar el puente a los daneses: 鈥淓sto lo permiti贸 el earl, debido a su arrogancia (ofermode); cedi贸 demasiada tierra a un pueblo hostil鈥.

Expliquemos esta teor铆a.

Tolkien cree que es necesario, en la 茅pica anglosajona, distinguir entre heroicidad y caballerosidad. Podr铆amos ejemplificar esta idea con las dos decisiones que toma Beorhntoth en el fragmento que conservamos: la de negarse a aceptar la paz que le ofrecen los daneses y la de acceder a cederles terreno. 

La heroicidad se da cuando, dada una situaci贸n de peligro, el individuo se comporta valientemente, cumpliendo con su deber a pesar de las dificultades. As铆, la primera decisi贸n de Beorhntoth en el poema es heroica: se niega a pagar tributo a los vikingos porque ceder significar铆a traicionar a su religi贸n, a su patria, a su gente y a su rey.

Pero para Beorhtnoth 鈥渆l honor era un m贸vil en s铆 mismo, y lo busc贸 aun a riesgo de colocar a su heorthwerod, sus hombres m谩s allegados, en una situaci贸n realmente heroica, que solo con la muerte podr铆an redimir鈥. La segunda decisi贸n de Beorhtnoth va m谩s all谩 de la heroicidad y se convierte en caballerosa: decide conceder el paso a los vikingos no por necesidad, sino para que la batalla sea m谩s equitativa, es decir, para obtener en ella mayor gloria. Esta segunda intervenci贸n est谩 impulsada no por un sentimiento del deber y de amor a su gente, sino por un orgullo desmedido: 鈥渙fermode鈥, en ingl茅s antiguo. Explica Tolkien que la palabra ofermode (arrogancia, temeridad, orgullo desmedido) no tiene una traducci贸n exacta al ingl茅s moderno, pero en anglosaj贸n se emplea invariablemente con intenci贸n peyorativa: 鈥ofermode es siempre una palabra de condena. En el poema, el sustantivo aparece solo dos veces, una aplicada a Beorhtnoth, y otra a Lucifer鈥. Por tanto, el poeta, al calificar a Beorhtnoth con este sustantivo, est谩 haciendo una cr铆tica severa -aunque no contradictoria con el respeto y el amor a su se帽or- al caudillo de los sajones. A causa de su ofermode, lo 煤nico que al final logra Beorhtnoth es poner en riesgo a sus hombres innecesariamente y facilitar, indirectamente, la victoria de los daneses. 

Esto le sucede a Beorhtnoth por un 鈥渄efecto de car谩cter鈥, propio no solo de este h茅roe en concreto sino de toda la aristocracia anglosajona. La 茅lite del momento promov铆a una cultura cuyo valor m谩s alto era el honor, el renombre, la propia gloria, hasta un punto exagerado que en ocasiones terminaba yendo m谩s all谩 de lo estrictamente heroico. Este es un error del que la misma 茅lite no se percataba y no pod铆a librarse. Pero lo curioso es que el poeta que narra la batalla de Maldon s铆 que se percata del error y critica a Beorhtnoth con t茅rminos desaprobatorios como ofermode o 鈥渃edi贸 demasiada tierra鈥. Tolkien explica que esto es as铆 porque

los poetas, como tales, est谩n por encima de la caballerosidad, o incluso del heroismo; y si dan alguna profundidad a su tratamiento de dichos temas, entonces, incluso a pesar de ellos mismos, estos modos y los objetivos hacia los que son dirigidos, ser谩n cuestionados. 

De hecho, este cuestionamiento no aparece solo en La batalla de Maldon, sino tambi茅n en otros poemas como Beowulf o Sir Gawain: en ambos se dan situaciones en las que el protagonista toma una decisi贸n temeraria por un orgullo desmedido y esto desencadena consecuencias tr谩gicas para muchos, especialmente si el que toma la decisi贸n equivocada es una autoridad de la que depende un gran n煤mero de personas.

Sin embargo, contin煤a Tolkien, el error de Beorhtnoth pone a sus subordinados en una situaci贸n realmente comprometida y en la que la 煤nica alternativa es huir o comportarse heroicamente, y por tanto el poeta lo emplea para ensalzar todav铆a m谩s la virtud de los s煤bditos que resisten, a pesar de todo. El error del l铆der realza la heroicidad de su heorthwerod, que es lo que el poeta quiere destacar. El s茅quito de Beorhtnoth no pod铆a ni deb铆a decir nada acerca del error de su se帽or, pero s铆 que pod铆a comportarse heroicamente y seguir luchando en defensa de su patria y su religi贸n con m谩s br铆o a medida que las dificultades y la debilidad crecen. Por eso la frase de Beorthwold es todav铆a m谩s noble de lo que creen la mayor铆a de cr铆ticos: 鈥淟a decisi贸n debe ser m谩s firme, el coraz贸n m谩s fiero, el 谩nimo mayor; cuanto menor nuestra fuerza鈥.

Lo que Tolkien nos ense帽a, esta vez en forma de ensayo, es que el verdadero hero铆smo suele aparecer de forma inesperada, no cuando se busca voluntariamente; y que nunca se da en el orgulloso que busca la propia gloria, sino siempre en el humilde que tiene que defender a su amigo, a su pueblo, a su se帽or. Esto es algo que vemos tambi茅n plasmado en El se帽or de los anillos; de hecho es uno de sus motivos principales: la lucha entre el los deseos de la propia gloria (la tentaci贸n del anillo) y el bien objetivo, que implica la renuncia y el sacrificio de s铆 mismo. Y creo que el personaje de Sam, por su especial humildad, es uno de los que mejor reflejan este mensaje. Sam no buscaba ninguna aventura. No estaba enterado de lo que suced铆a m谩s all谩 de la comarca. Pero amaba a su se帽or Frodo y amaba la Comarca, y esto es en todo momento lo que lo mueve a actuar. Por eso, cuando se enfrenta a la tentaci贸n del anillo, es uno de los 煤nicos personajes que logra resistirla:

Fantas铆as descabelladas le invad铆an la mente; y ve铆a a Samsagaz el Fuerte, el H茅roe de la Era, avanzando con una espada flam铆gera a trav茅s de la tierra tenebrosa, y los ej茅rcitos acud铆an a su llamada mientras corr铆a a derrocar el poder de Barad-D没r. Entonces se disipaban todas las nubes, y el sol blanco volv铆a a brillar, y a una orden de Sam el valle de Gorgoroth se transformaba en un jard铆n de muchas flores, donde los 谩rboles daban frutos. No ten铆a m谩s que ponerse el Anillo en el dedo, y reclamarlo, y todo aquello podr铆a convertirse en realidad.

En aquella hora de prueba fue sobre todo el amor a Frodo lo que le ayud贸 a mantenerse firme; y adem谩s conservaba a煤n, en lo m谩s hondo de s铆 mismo, el indomable sentido com煤n de los hobbits: bien sab铆a que no estaba hecho para cargar semejante fardo aun en el caso de que aquellas visiones de grandeza no fueran solo un se帽uelo.

La humildad (鈥渆l indomable sentido com煤n de los hobbits鈥) y su amor a Frodo salvan a Sam de caer en la tentaci贸n del ofermode, del 鈥淪amsagaz el Fuerte, el H茅roe de la Era鈥. Si Sam hubiera ca铆do en la tentaci贸n de la 鈥渃aballerosidad鈥, no habr铆a salvado a Frodo, el Anillo no habr铆a sido destruido y Sauron se habr铆a apoderado de la Tierra Media. Pero en vez de eso, actu贸 de una manera verdaderamente heroica. Y as铆 es como Samsagaz Gamyi, un simple jardinero hobbit, acab贸 transform谩ndose en un h茅roe m谩s grande que Beowulf, Arturo, Beorhtnoth y todos los grandes hombres de anta帽o.

No lo puedo evitar. Mi lugar est谩 al lado del se帽or Frodo. Es necesario que lo entiendan… Elrond y el Concilio, y los grandes Se帽ores y las grandes Damas, tan sabios todos. Los planes que ellos trazaron han fracasado. No puedo ser yo el Portador del Anillo. No sin el se帽or Frodo.

Por eso, tambi茅n podemos imaginarnos las palabras Beorthwold en boca de Sam:

鈥淟a decisi贸n debe ser m谩s firme, el coraz贸n m谩s audaz

el 谩nimo m谩s grande; cuanto menor nuestra fuerza.

Aqu铆 yace nuestro se帽or, todo descuartizado,

un hombre excelente, sobre el polvo: siempre lo lamentar谩

el que ahora piensa en abandonar esta lucha.

Soy viejo en a帽os: no deseo alejarme

sino que pienso morir aqu铆 junto a mi se帽or,

junto a mi amado se帽or鈥.

Atentamente,

La doncella de Ithilien

Bibliograf铆a:

Alexander, M. J. (2013). 芦The battle of Maldon禄. En The earliest English poems. Penguin Classics.

Tolkien, J. R. R. (2012). El Se帽or de los Anillos: El retorno del Rey. Booket.

Tolkien, J. R. R. (2012). El Se帽or de los Anillos: Las dos torres. Booket.

Tolkien, J. R. R. (1977). The homecoming of Beorhtnoth, Beorhthelm鈥檚 son. En Tree and leaf; Smith of Wooton Major; The homecoming of Beorhtnoth, Beorhthelm鈥檚 son. Unwin Books.

An贸nimo. La Batalla de Maldon. Traducci贸n propia del ingl茅s moderno desde https://oldenglishpoetry.camden.rutgers.edu/battle-of-maldon/, https://web.archive.org/web/20090930182839/http://faculty.uca.edu/jona/texts/maldon.htm, http://www.battleofmaldon.org.uk/poem-1.html.

Tags: , , , ,

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *