Un quinto amor para CS Lewis

   Es conocida la obra de nuestro querido Lewis acerca del amor y sus cuatro formas (afecto, phil铆a, eros y caridad) que ya los griegos distingu铆an y, que a nosotros hispanohablantes, tanto puede ense帽arnos.

   Pero antes de comenzar, queremos decirles a los que no hayan le铆do esta obra que no se preocupen. Podr谩n entender este peque帽o y humilde ensayo, ya que no es nuestra intenci贸n analizarla ni explicarla. M谩s  bien lo que queremos es proponer una forma de amor que se desprende del tratamiento que Lewis hace de la phil铆a, o amor de amistad.

   Pensar en este quinto amor, que es el amor de padre e hijo, surgi贸 como fruto de una serie de clases dadas acerca de la noci贸n de amor y sus implicancias en uno de los colegios en que trabajo. Junto a mis alumnos pude comprender que la noci贸n de amistad, 鈥渆l amor m谩s libre鈥 seg煤n Lewis, es m谩s amplia que la que manejamos cotidianamente. 

* * *

   Para entender c贸mo es este amor debemos empezar considerando al amor en s铆 mismo. Sin volvernos muy t茅cnicos, podr铆amos decir que en sentido gen茅rico, como ya lo consideraban los cl谩sicos, el amor es la inclinaci贸n natural como respuesta a un valor que me atrae. Es decir, aquello que de alguna forma me llama para acercarme libremente.

   Sin embargo, siendo m谩s concisos podr铆amos definir m谩s esencialmente al amor como buscar el bien del otro. Es decir, no es a m铆 mismo a quien priorizo, sino m谩s bien al otro. All铆 est谩 la primac铆a.

   Una objeci贸n sumamente v谩lida podr铆a ser la siguiente: 鈥淧ero en ese planteo del amor 驴puede haber amor a uno mismo?鈥. Y nuestra respuesta, aunque no la profundizaremos aqu铆, es que s铆. Porque en el amor a uno mismo debe darse aquello propio del amor que es la uni贸n, pero de una forma especial, a saber, como unidad.

   Volvamos a nuestro tema central. Logramos definir el amor. Ahora intentemos entender esta relaci贸n de padre e hijo. Si pensamos profundamente, esta es la relaci贸n esencial que todo ser humano posee por el mismo hecho de existir. 驴Qu茅 queremos decir? Uno puede ser hermano, t铆o, sobrino, amigo, empleado, consejero, etc茅tera. Estas son relaciones contingentes, pueden tanto estar como no. Pero la condici贸n de hijo es 鈥渦niversal鈥, podr铆amos decir. Nadie no es hijo. Todos estamos en este mundo como hijos de alguien. Si lo piensan toda relaci贸n est谩 fundamentada en que, en primer lugar, somos hijos.

   Es interesante pensar cu谩n fundamental es esta condici贸n de toda persona y cu谩n importante es que esta relaci贸n sea vivida sanamente. La psicolog铆a tiene mucho que ense帽ar al respecto.

   Tambi茅n se desprenden grandes consecuencias respecto de entender como esencial nuestra condici贸n de hijos. Por un lado, vemos que esta puede querer olvidarse, despreciarse, desentenderse, pero nunca eliminarse: est茅n donde est茅n, nuestros padres ser谩n siempre nuestros padres, y nos hallemos donde nos hallemos, nosotros siempre seremos sus hijos. Por otra parte, no es una relaci贸n que hayamos elegido, por lo tanto, nuestra libertad no radica tanto en haberlos elegido, sino en aceptarlos.

   Si se nos permite un peque帽o excursus teol贸gico podemos mencionar las enormes implicancias que tiene el hecho de que el mismo Cristo revele a Dios como Padre. Si la condici贸n esencial de toda persona es que en primer lugar es hija de, entonces podemos hacer una analog铆a y entender que todo lo que existe es, de un modo diverso pero parecido, hijo de Dios, no con un car谩cter personal propio solo de algunos seres de la creaci贸n, pero s铆 en el sentido de que si existen es por una elecci贸n divina libre.

   Con todo lo dicho, podemos ver por qu茅 el amor de padre e hijo cuadra perfectamente como una forma de phil铆a seg煤n lo que Lewis entend铆a en su libro Los cuatro amores. En 茅l, el oriundo de Irlanda nos deja l铆neas como esta: 鈥La t铆pica expresi贸n para iniciar una amistad puede ser algo as铆: 芦驴C贸mo, t煤 tambi茅n? Yo pensaba ser el 煤nico禄.鈥 (Lewis, 2021) 驴Y no es acaso el comienzo de una profunda amistad este tomar conciencia por parte del hijo y aceptar con libertad lo que de su padre ha heredado en el terreno de la virtud?

   Tambi茅n Lewis nos dej贸 una legendaria sentencia, que si la analizamos nos deja ver c贸mo nuestro planteo tiene total vigencia. La misma dice: 鈥De ah铆 que describamos a los enamorados mir谩ndose cara a cara, y en cambio a los amigos, uno al lado del otro, mirando hacia delante.鈥 (Lewis, 2021) 驴No son acaso un padre y un hijo como dos compa帽eros de viaje caminando uno al lado del otro?

聽聽聽Como les dije al principio de este ensayo, mucho he aprendido gracias a mis alumnos al ense帽arles estos temas. Tanto es as铆 que las observaciones de dos de ellos nos pueden ayudar a comprender mejor este tipo de amor. 驴Qu茅 pasar铆a si en vez de pensar en la imagen lewisiana de dos amigos caminando uno al lado del otro en la misma direcci贸n pens谩ramos en dos amigos caminando uno delante del otro? 隆Dos alumnas de mis cursos me propusieron esta imagen que tiene perfecto sentido! Un padre es quien gu铆a desde adelante a su hijo que camina, detr谩s suyo, siguiendo confiadamente sus pasos. Pero tambi茅n podemos invertir la imagen y pensar que un padre es qui茅n camina detr谩s de su hijo, cuidando sigilosamente cada una de sus pisadas, atento a cualquier adversidad que se le presente.

   Y es con esta 煤ltima imagen que quisi茅ramos explicar, lo que creemos, es la vocaci贸n de todo padre. Su principal tarea, en que est谩 fundamentado todo su amor para con su hijo, es el estar. 驴En qu茅 sentido? En el sentido cl谩sico de la palabra estar, stare en lat铆n, que significa encontrarse firme, resistir, perseverar. Nos referimos, en una simple y profunda palabra, a la vocaci贸n de la incondicionalidad. No hay condiciones en el amor. Y qu茅 gran ejemplo el amor de un padre hacia su hijo para entender esto. Pensemos en la Sant铆sima Madre. Conocer谩n tal vez (y si no, los invitamos a escuchar) la oraci贸n tradicional Stabat Mater. Estaba la Madre junto a la cruz, soportando dolores inimaginables junto a su Hijo. Esa es la incondicionalidad a la que nos referimos. Sin l铆mites. Sin condiciones. Sin reservas.

* * *

   En la imagen de los amigos que Lewis nos regal贸, hay una posibilidad de comprensi贸n de este amor entre un padre y un hijo. Tal vez 茅l no la tuvo en cuenta, pero creemos que este gran apologeta cristiano hubiera estado de acuerdo con nosotros.

Atentamente,

el Sapiente Trovador

Bibliograf铆a

Lewis, C. S. (2021). Cl谩sicos selectos de C. S. Lewis. Nashville: Grupo Nelson.

Tags: , , ,

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *