Green Peace y la Tierra Media: Tolkien 驴el ecologista?

鈥淣o estoy del todo del lado de nadie, porque nadie est谩 del todo de mi lado鈥 nadie se preocupa de los bosques como yo los cuido鈥

(J. R. R. Tolkien, 1994)

Qu茅 bello es el arte. Nadie en su sano juicio podr铆a contradecir el rol que juega en nuestra existencia la sensibilidad del m煤sico, la imaginaci贸n del poeta, o el detallismo del pintor. Pero efectivamente, entender que es bello no basta. Pues, en palabras del viejo Plat贸n, 鈥渓o bello es dif铆cil鈥 (Plat贸n, Hipias Mayor). Es decir, la belleza exige cierto tacto y cierto esfuerzo para ser captada. Es importante entender aquello. Porque ignorar la belleza es ignorar el bien. No entender el arte es no entender la verdad.

Y cuando no se entiende el arte, se abre la puerta a un sinf铆n de malversaciones y confusiones que no solo padecemos quienes lo apreciamos, sino tambi茅n su mismo autor y la cultura misma. Por poner dos ejemplos: los que han le铆do la fascinante Il铆ada, habr谩n quedado anonadados, horrorizados, escandalizados, cuando surgi贸 la interpretaci贸n de que Aquiles y Patroclo eran amantes. Y si esa fue nuestra reacci贸n, no quiero imaginarme cu谩l habr铆a sido la del pobre Homero, quien de seguro en su ira habr铆a escapado del Hades con todo un ej茅rcito de aqueos enfurecidos, de haber podido. Una lectura as铆 de dicha obra, adem谩s de ser hist贸ricamente inexacta, atenta terriblemente con la virtud. No entender el v铆nculo entre Aquiles y Patroclo es no entender la belleza de la amistad.

Los ejemplos son vastos. El Mart铆n Fierro, 鈥淟a Creaci贸n鈥 de Miguel 脕ngel, los sonetos de Sor Juana In茅s de la Cruz, 鈥淟a Ultima Cena鈥 de Da Vinci, etc. Todo un mont贸n de plagiarios sesgados que no pueden contra la dificultad de lo bello. Pero vamos a lo que nos ata帽e: este art铆culo lo ten铆a planificado desde hace meses. La motivaci贸n de publicarlo la hall茅 cuando, en el Congreso de 鈥淔e, Arte, y Mito鈥 (Buenos Aires, 2022), el doctor Eduardo Segura aludi贸 a la relaci贸n entre Tolkien y el ecologismo (los que asistieron, tal vez se acordar谩n). Como presumo que eso despert贸 la curiosidad en varios adem谩s de m铆, me pareci贸 oportuno poner manos a la obra e investigar hasta responder a la siguiente pregunta: 驴Se puede decir que Tolkien plasm贸 en su obra cierta concepci贸n ecologista?

驴A qu茅 nos referimos con 鈥淓cologismo鈥?

Para quien conoce poco, al escuchar 鈥渆cologismo鈥 puede pensar dos cosas: 鈥渃uidar las plantas鈥 y 鈥渧eganos鈥 (tambi茅n cabe la opci贸n 鈥渇umar las plantas鈥, pero eso ya es otro tema). No es errado, pero es incompleto, si consideramos que detr谩s de toda esa causa hay una profunda mara帽a filos贸fica.

Cuando hablamos de Ecologismo, a veces llamado ambientalismo, nos referimos a aquel movimiento ideol贸gico cuyo prop贸sito es la protecci贸n del medio ambiente. Por medio ambiente incluimos los ecosistemas, los recursos naturales, la flora y la fauna del planeta.

Dicho esto, uno dir谩 鈥渂ueno, no tiene nada de malo禄, e incluso, desde la actitud cristiana, podr铆amos considerar 鈥渆s totalmente compatible con la religi贸n鈥. Y si es ecologista, en este instante dir谩 鈥溌铆 lo es! San Francisco era ecologista鈥. Cl谩sico argumento que se desmorona cuando escuchamos al santo de As铆s exclamar durante una Navidad: 鈥溌uiero que las paredes coman carne en un d铆a como este, y si esto no es posible, al menos que se les unte de carne por fuera!鈥.

Si queremos responder al interrogante de si existe compatibilidad, es necesario considerar ciertos puntos. En primer lugar, sus or铆genes: este movimiento erige sus bases a partir de la filosof铆a moderna de los siglos XVI a XVIII (masona, anticlerical, y pante铆sta); del indigenismo y la concepci贸n del 鈥渂uen salvaje鈥 de Rousseau; del evolucionismo darwiniano; y del misticismo de la New Age de los 鈥50, falaz y esoterista (posteriormente, se identificar谩 con el socialismo, en cuanto a la lucha contra el capitalismo industrial).

En segundo lugar, considerar su visi贸n del hombre y el mundo. Concibe (al menos en sus ra铆ces) al cosmos como un gran todo viviente (holismo), en el que los seres est谩n emparentados entre s铆, como una familia, unida e indivisible, estrechamente vinculados (eso se verifica en la obra de Fritjof Capra, exponente de la New Age y declarado ecologista). Por otro lado, la tierra es sacralizada, endiosada (pante铆smo), y bautizada como 鈥渓a Madre Tierra鈥.

En consecuencia con esto, su perspectiva ser谩 鈥渂ioc茅ntrica鈥: la ecolog铆a est谩 concebida al servicio del Todo, y todos los seres vivos se hallan en un igual nivel de dignidad. Ya no hay una relaci贸n jer谩rquica, como se sostuvo tradicionalmente, sino que el hombre est谩 en el mismo pedestal que el de una hormiga. Somos una parte m谩s del universo. No hay individualidad, pues todos somos Uno.

Expuesto esos puntos 驴Qu茅 sostiene el cristianismo? Absolutamente lo contrario.

  • El mundo es uno, s铆, pero a la vez, m煤ltiple. Hay unidad en cuanto a su principio, su fin, y sus relaciones. Pero las partes que lo conforman no son iguales, sino dispuestos en arm贸nica jerarqu铆a. Es eso lo que constituye la riqueza de lo creado: (Dios) ha producido muchas diversas (creaturas) a fin de que una supla lo que le falta a las otras, para representar la divina bondad鈥 (Santo Tom谩s, Suma Teol贸gica, I, q. 47).
  • Por otro lado, si hablamos de 鈥渃reaturas鈥, concebimos la idea de un Creador, que llamamos Dios. Pero por definici贸n, 鈥淒ios鈥 es entendido como un ser infinitamente perfecto, trascendente, no compuesto, eterno e inmutable. Ninguno de estos atributos es aplicable al mundo. Por lo que el mundo no se identifica con la divinidad.
  • Por 煤ltimo, hay que rescatar la dignidad del hombre. Y para eso, basta remitirse a las Escrituras: 鈥淒ios les dijo: 芦Sed fecundos y multipl铆quense y colmen la tierra y som茅tanla禄鈥 (G茅n. 1, 28); 鈥淟o hiciste poco inferior a los 谩ngeles, lo coronaste de gloria y esplendor; le diste dominio sobre la obra de tus manos, todo lo pusiste bajo sus pies鈥︹ (Salmo 8, 6-7). Con esas palabras, queda claro que el hombre no se iguala al resto del mundo. Es superior (por eso mismo, Dios viene al mundo en forma de Hombre, y no en forma de carpincho o de clavelillo).

Zanjada la cuesti贸n, queda claro que, al igual que cualquier otra ideolog铆a moderna, el ecologismo no es compatible con el cristianismo. Eso no significa que el hombre est谩 en libertad de hacer lo que quiera con el mundo en el que vive, abusar de sus bienes, o destruirlo si le apetece. Al contrario, como se le ha dejado en sus manos la administraci贸n de la creaci贸n, debe cuidarla, perfeccionarla, y ordenarla a Dios. Y ah铆 vamos a la siguiente cuesti贸n.

驴Tolkien es ecologista?

Llegado a este punto (quiz谩s algunos ya han huido, espantados), dir谩n: 鈥淨ue el cristianismo no sea ecologista, no implica que Tolkien no lo haya sido鈥.

Seg煤n lo que se cuenta, el profesor era un gran amante de los bosques. Era parte de su pasatiempo el pasear entre los senderos y los 谩rboles, y las meticulosas descripciones de sus libros, y la caracterizaci贸n de sus personajes, reflejan su admiraci贸n: 鈥淓stoy enamorado de las plantas y sobre todo de los 谩rboles, y siempre lo he estado; y su maltrato por parte de los hombres siempre me ha resultado tan dif铆cil de soportar…鈥 (Tolkien, Carta 30 de junio de 1955). Debido a ello, los postulados acerca de si Tolkien era ecologista es algo sostenido por algunos involucrados en estos proyectos (comprensibles, pero mal formulados) por la defensa del medio ambiente. Banderas, camisetas, y ponencias han puesto al profesor entre las figuras del ambientalismo.

En el tiempo de los extremos, los dualismos y las mentes estrechas, una breve afirmaci贸n ya basta para calificar como 鈥渁migo鈥 o 鈥渆nemigo鈥. Es como decir que si uno se opone al consumismo es definitivamente marxista; o si uno valora al individuo es liberal. La mentalidad moderna no puede aceptar la existencia de un punto medio, que de hecho lo hay, y es centinela de todo lo bueno. El cristianismo defendi贸 al individuo antes que los liberales; critic贸 el desmedido capital antes que los marxistas; reivindic贸 la dignidad femenina antes que las feministas鈥 y fundament贸 el cuidado del mundo antes que los ecologistas: 鈥淓l orden del universo incluye en s铆 (mismo) la conservaci贸n de las diversas cosas instituidas por Dios鈥 (Santo Tom谩s, Suma Teol贸gica, I, q. 103).

Pues bien, quienes conocen a JRRT, reconocen su innegable convicci贸n cat贸lica. Tambi茅n el cuidado que tuvo al momento de escribir su obra 鈥淣o me siento obligado a que mi historia se ajuste a la teolog铆a cristiana formalizada, aunque en realidad mi intenci贸n era que resultara conforme al pensamiento y la creencia cristianas鈥 (Carta, 12 de mayo de 1965). Y por supuesto, sab铆a d贸nde deb铆a estar el centro: 鈥淧ongo delante de ti lo que hay en la tierra digno de ser amado: el Bendito Sacramento鈥 En 茅l hallar谩s鈥 el verdadero camino a todo lo que ames en la tierra鈥 (Carta, 6-8 de marzo de 1941). El amor a lo terreno est谩 fundamentado en la religi贸n.

Adem谩s, resaltar que si bien su legendarium es pagano, es un paganismo 鈥渕onote铆sta鈥, creacionista, y ordenado en una escala de seres distintos en su dignidad (contrario a la noci贸n ecologista). Fuera de su obra, defendi贸 las Sagradas Escrituras, incluyendo el libro del G茅nesis (Carta, 30 de enero de 1945).

Hay que entender el contexto en el que el Profesor escribe. Mediados del siglo XX, donde los avances de la tecnolog铆a y la industrializaci贸n empujaban poco a poco al hombre hacia la 鈥渕aquinizaci贸n鈥, la deshumanizaci贸n y la p茅rdida de la creaci贸n de Dios. Si Tolkien era un ferviente amante de la naturaleza, lo era en virtud de la fe que nos manda a amar y cuidar todo lo creado. Como expresa el experto Jorge Ferro: 鈥淎quello tan importante para Tolkien: la destrucci贸n del entorno natural, del paisaje. Un planteo que va m谩s all谩 de lo que hoy se entiende por 鈥渆col贸gico鈥 (Ferro, 2022). Importante no porque 鈥渟omos un ser m谩s en el mundo鈥, sino porque entiende el valor y el sentido trascendental del orden natural (para quien le interese, Ferro presenta en su libro un interesante planteo sobre el s铆mbolo del 鈥溍bol鈥, como aquello que liga a la 鈥渢ierra鈥 con el 鈥渃ielo鈥). Y si se opuso a la era industrial, no fue sino por la misma raz贸n por la que el papa san Juan Pablo II expres贸 no mucho despu茅s: 鈥淓ra voluntad del Creador que el hombre se pusiera en contacto con la naturaleza como 芦due帽o禄 y 芦custodio禄 inteligente y noble, y no como 芦explotador禄 y 芦destructor禄 sin ning煤n reparo鈥︹ (Juan Pablo II, 1979).

Conclusi贸n

Podemos concluir con dos puntos: primero, que las bases del ecologismo (aunque tenga seguidores que las ignoran) son opuestas a la concepci贸n cristiana del mundo, y por lo tanto, incompatible. Segundo, si entendemos que Tolkien fue amante de la naturaleza, no fue por una percepci贸n ecologista, sino justamente, por una percepci贸n de fiel cristiano (en su vida y en su obra).

El mundo de Tolkien no fue escrito para algunos. Es verdad que la fantas铆a no es para todos, pero si est谩 abierta a todo aqu茅l que quiera comprenderla. Mas para eso, es necesario entender la esencia de sus mundos, el fundamento del 鈥渃ocreador鈥, exige la humildad y la disposici贸n de 鈥渜uitarse las gafas鈥, para jugar con las reglas que propone el autor, y as铆 evitar caer en malentendidos, sesgaduras, y profanaciones art铆sticas. 

BIBLIOGRAF脥A:

  • TOLKIEN, J. R. R., 鈥淐artas鈥, Selecci贸n de Humphrey Carpenter, en colaboraci贸n con Christopher Tolkien, ArchivoTolkien.org
  • TOLKIEN, J. R. R., 鈥淓l Se帽or de los Anillos: Las Dos Torres鈥, Editorial Minotauro. Buenos Aires, 2002.
  • UNIVERSIDAD DE FASTA, 鈥1 Antropolog铆a Teol贸gica: Informe sobre la New Age鈥, Pbro. Dr. Alejandro Ramos, Lic. Mat铆as Zubir铆a Mansilla. Escuela de Humanidades, Licenciatura en Educaci贸n Religiosa. 2011.
  • TOM脕S DE AQUINO, S. Suma Teol贸gica, I-II. Tratado sobre la ley. Madrid, Biblioteca de autores cristianos, 2001.
  • FERRO, JORGE N., 鈥淟eyendo a Tolkien鈥. Editorial V贸rtice, Eucat谩strofe Ediciones, Buenos Aires, 2022.
  • JUAN PABLO II, S., 鈥Redemptor Hominis鈥, Ediciones Paulinas, Buenos Aires, 1979.

Tags: , , , , ,

Una respuesta

  1. Francisco Lorenzo dice:

    Buen d铆a. Espero no molestar al comentar su art铆culo: 1. Las bases que se帽ala para la ecolog铆a no est谩n completas y algunas (masoner铆a) son dudosas o poco reconocibles en la tendencia actual de este pensamiento. Hay otras fuentes filos贸ficas, literarias y cient铆ficas. Y, en el caso del concepto 芦new age禄, cae en la tergiversaci贸n maliciosa, ya que tal cosa es una mera banalizaci贸n del car谩cter de la ecolog铆a. 2. Su lectura de Tolkien toma en cuenta solamente aspectos de la religi贸n de su autor. Con base en conceptos de cr铆tica literaria, la obra de Tolkien puede alcanzar una amplitud mayor. 3. Al afirmar que el cristianismo es del todo incompatible con la filosof铆a ecol贸gica, con base en conceptos y afirmaciones plat贸nicas y tomistas solamente, lo restringe a un sistema de pensamiento sumamente oscuro. En lugar de abrir el Evangelio de Jes煤s hacia otras posibilidades (como hizo 茅l con el juda铆smo, cuya idea de la dignidad era restrictiva y materialista), lo est谩 condenando a continuar muriendo en el carcelario racionalismo de siempre. 4. Negar, con base en una concepci贸n pretendidamente cristiana, el equilibrio en la dignidad de todos los seres de la creaci贸n, es en realidad un argumento que justifica el estado dado del mundo, atribuyendo al ser humano un papel de 芦administrador禄 feudal, lo cual es una noci贸n de teor铆a econ贸mica, no filos贸fica. Con mucho respeto.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *