Nuevo a帽o, nuevas aventuras

Nuevo a帽o, nuevas aventuras鈥 y pensar谩s: 鈥渆l mismo eslogan que aparece en todas partes al llegar un nuevo a帽o鈥. En este caso no es as铆. Nuestra invitaci贸n aqu铆 es menos com煤n en este mundo (lamentablemente), menos recomendada, menos elegida por las personas. Normalmente al pensar en aventuras nos imaginamos un viaje que implica recorrer m谩s kil贸metros de lo habitual. O tal vez comenzar una actividad que desaf铆e nuestra cotidianeidad.

Sin embargo, aquello a lo que quiero invitarte se halla m谩s lejano, y a la misma vez m谩s cercano, que cualquiera de aquellas aventuras que puedas estar pensando.

Gracias a estas aventuras que yo he vivido, y a las cuales te invito, he podido visitar sitios muy lejanos, a los que nunca cre铆 que alg煤n d铆a podr铆a llegar. He pensado en cosas que nunca cre铆 que mi mente podr铆a alcanzar. Actualmente tengo recuerdos que solo son fruto de estas aventuras, y que, de no haberlas vivido, mi memoria hoy ser铆a much铆simo m谩s pobre.

Aquello a lo que te invito es a abrir un libro. Ya seas amante de la lectura, o alguien que a煤n se familiariza con ella intentando ganar el h谩bito, te invito a sumergirte profundamente en la lectura este a帽o. Dedica diariamente tiempo a los libros. Descon茅ctate m谩s de las tecnolog铆as y apuesta a las letras, a la tinta sobre el papel, a las portadas con sus grandes y maravillosos t铆tulos.

El d铆a que puedas enamorarte de esta actividad y halles el ocio en ella te aseguro que podr谩s viajar a tierras muy lejanas sin dar un solo paso f铆sico, pero s铆 muchos espirituales. Podr谩s viajar a la Tierra Media a cargar el anillo con Frodo, a luchar con Gimli y Legolas, a aprender lo que es la amistad con Sam. O si no, podr谩s realizar junto a Innocent Smith un viaje para volver a gustar el verdadero sabor del mundo, de la realidad pura sin filtros…

Hay tambi茅n otro tipo de viajes, m谩s sapienciales digamos. Junto a Lewis puedes viajar en una reflexi贸n acerca del amor, su esencia, su hondura, sus desaf铆os y sus enormes obsequios, para finalmente concluir con 茅l en que fuimos hechos por y para el amor. Por su parte Chesterton puede darte un mapa que es fruto de sus reflexiones m谩s hondas, cargadas ilimitadamente de humor y limitadamente de paradojas, para que junto a 茅l descubras c贸mo la vida del hombre, que busca con sinceridad y coraz贸n bien dispuesto, eventualmente halla la verdad, de las personas, del mundo y cu谩nto hay m谩s all谩 de 茅l, y c贸mo, graciosamente, comprende que dicha verdad ya ha sido descubierta (o revelada) hace mucho tiempo.

Nos permitimos una peque帽a aclaraci贸n. Ya saben del amor que compartimos aquellos que formamos parte de la Academia de las cuatro plumas por Tolkien, Lewis y Chesterton, quienes de una forma u otra llegaron de variadas formas a nuestras vidas para cambiarlas de una vez y para siempre. Pero aun as铆 ser铆amos poco dignos amantes de estos autores si solo nos redujeramos a leerlos a ellos. Si algo demuestra el amor por la lectura es que muchos son los hombres que a lo largo de la historia han regalado a la humanidad historias con las cuales podemos identificarnos tan heterog茅neamente. Desde el regalo de La Il铆ada y La Odisea hecho a nosotros por Homero, pasando por Dante y su Divina Comedia, hasta el Hamlet de Shakespeare y El quijote de Cervantes.

La historia de la humanidad es, parad贸jicamente, una historia de historias. No en vano solemos afirmar (o si no lo hacemos, deber铆amos) que la vida de cada hombre es una historia que merece ser contada. Los mundos e historias que nos han regalado estos y tantos otros autores pueden ayudarnos a descubrirnos a nosotros mismos. El libro que ha perdurado hasta nuestros d铆as, sea cual sea, es el canal de di谩logo que tenemos con aquellos hombres. Y me atrevo a decir sin dudar por un momento que podemos aprender m谩s de nosotros y del mundo, del bien y de su privaci贸n el mal, de la verdad, la belleza, la familia, la amistad, el honor y la valent铆a, el dolor y tantas cosas m谩s, leyendo las p谩ginas que nos han obsequiado que teniendo todas las horas del mundo para dialogar cara a cara con ellos. Los libros son fuente de una sabidur铆a que enriquece nuestra mirada de la realidad hasta tal punto que comenzamos a ver m谩s all谩 de lo que nos muestran nuestros ojos. Vemos la hondura de sentido con que est谩 cargado cada peque帽o elemento del mundo, insondable por cierto, lleno de misterios y de una riqueza que definitivamente no podemos imaginar, pero que resulta una aventura el animarse a descubrir.

Valga este peque帽o escrito para animarlos a desconectarse del mundo por un rato, tomar un libro y emprender la aventura de recorrer una inmensidad de p谩ginas, para que cuando volvamos a la vida cotidiana podamos finalmente comprender que aquello solo fue una preparaci贸n para la verdadera aventura, que resulta ser la vida de cada uno de nosotros.

Atentamente,

El Sapiente Trovador

2 comentarios

  1. Janeth dice:

    Excelente, lo pondr茅 en pr谩ctica. Saludos y muchas gracias por sus escritos y por todo lo que p煤blican son excelentes.

  2. Gracias, claro que s铆! Saludos desde Ecuador

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *