Artículos de la Academia

La fe mueve montañas. La fe junto con los buenos libros pueden mover al mundo entero

“La mejor defensa contra la mala literatura es una experiencia plena de la buena; así como para protegerse de los bribones es mucho más eficaz intimar realmente con personas honradas que desconfiar en principio de todo el mundo”. (Lewis; “La experiencia de leer”).




Hace 9 o 10 años, estuvimos visitando con mi familia a un amigo seminarista al que no veíamos hace algunos meses. Pasamos la tarde, comimos y reímos un buen rato. Yo era un chico de alrededor de 13 o 14 nada más, que se encontraba en el colegio secundario.

Cuando nos estábamos despidiendo, se me acercó este amigo con un pequeño regalo: un libro de historia sobre la caballería medieval. Sinceramente puede que no me haya parecido en un primer momento un gran obsequio. Se veía relativamente chico, era de segunda mano, no se veía muy llamativo. Pero una vez que lo empecé a leer, me cautivó tanto, que tenía necesidad de más y más. Hoy, me encuentro gracias a ese libro y a mi gran amigo, en el último año de las carreras del Profesorado y Licenciatura en Historia.

Algunos meses después de esta primera anécdota contada, por iniciativa propia luego de ver película en el cine por insistencia de mis amigos, se me dio por leer un librito relativamente pequeño: su nombre era “El Hobbit”, de un tal J.R.R. Tolkien. En diciembre, comencé a leer esa historia. Ya a principios de febrero del siguiente año me había conseguido y leído la Trilogía de “El Señor de los Anillos”. Algunos años más tarde, hasta el día de hoy, me puedo considerar un pequeño pero apasionado admirador de la obra del Profesor, que planea dedicar parte su vida a la investigación sobre su vida y obra.

Los libros transforman, cambian vidas, alteran para bien o para mal el curso de la Historia del hombre. Alzan grandes naciones y destruyen otras. Son capaces de iluminar u oscurecer el siglo en el que fueron escritos. Cuánto poder juntarán unas cuentas páginas de un libro para poder realizar cosas tan grandes.

Hoy vivimos en una sociedad donde hay mucho escrito, poco de valor verdadero, y mucho menos de personas que tengan un interés real en la lectura. Necesitamos volver a las fuentes, acercar nuestra mirada a las apasionantes novelas, a los maravillosos cuentos, a los grandes ensayos, a la hermosa poesía.

En un mundo en el que estamos saturados de información y de miradas relativistas o cínicas, no viene para nada mal querer escaparse de él por un instante, para acercarnos a un buen texto, y así encarar las cosas que nos rodean con una mejor perspectiva.

Bien dice Lewis al respecto:

“En cambio, cuando leo gran literatura me convierto en mil personas diferentes sin dejar de ser yo mismo. Como el cielo nocturno en el poema griego veo con una miríada de ojos, pero sigo siendo yo el que ve. Aquí, como en el acto religioso, en el amor, en la acción moral y en el conocimiento, me trasciendo a mí mismo y en ninguna otra actividad logro ser más yo” (“La experiencia de leer”).

Si quieres transformar el mundo, antes lee un buen libro de historia sobre como lo hicieron los héroes del pasado. Si deseas ganar el próximo debate, acércate a los buenos ensayos que tratan sobre ese tema. Si quieres escribir, mira antes como lo hicieron antes los autores a los que admiras. En fin, si quieres hacer algo valioso en tu vida, lee.

Necesitamos buenos lectores y mejores libros todavía. Estos últimos existen. Tolkien, Lewis y Chesterton dejaron un legado infinito del cual hay mucho aún por descubrir ¿Y cómo lo hicieron? A través de sus escritos.

“Como me dijo C.S. Lewis hace mucho «si no escriben la clase de libros que queremos leer, tendremos que escribirlos nosotros mismos»” (Tolkien, Carta N° 159).

¿Qué podemos hacer ante la frase citada? Simplemente agradecer, y acercarnos a lo que fueron capaz de crear con un poco de tinta y mucho papel. Como cambió nuestras vidas ese pasaje oculto a un mundo mágico gobernado por el poderoso Aslan. Como transformó nuestra mirada sobre la realidad, la historia de Frodo y de los integrantes de la Comunidad del Anillo.

Reitero lo dicho antes, cuanto poder, cuanto es capaz de hacer un buen escrito. Bien se dice que “la fe mueve montañas”. Creo que también podemos decir que la fe, acompañada de buenos libros, puede mover el mundo entero.

¡Feliz día del libro!

El Sr. Bombadil

Correo Electrónico: srbombadil@srbombadil.com

Bibliografía

- Carpenter, H. (comp.) "Cartas de J.R.R. Tolkien", Barcelona, Minotauro, 1993.
- Lewis, CS. “La experiencia de leer”, Barcelona, Alba Editorial, 2000.

PEREGRINO GRIS

El Camino sigue y sigue desde la puerta

CID LUDOVICO

De las estatuas de la bruja